Sobre la unión de lo femenino y lo masculino



Dentro de la mujer está el secreto de la vida. Pero sólo se puede acceder a él con la
combinación justa entre energía masculina y energía femenina. Es decir que para descubrir el poder que reside dentro de la mujer, tiene que haber una acción masculina sobre ella. La llave y la cerradura.

Para conocerte a ti misma, debes ser abierta, debes ser penetrada. Para conocerte a ti mismo, debes abrir, penetrar. La energía femenina se abre y recibe a la energía masculina que entra.

Juntos se encaminan hacia los secretos de la vida misma. Invisibles para el resto.

Cada mujer es potencialmente un fractal, una porción del todo. Al abrirse, en la unión equilibrada con el hombre, activan juntos energía vital que es devuelta a la tierra. En el proceso la energía toma conciencia de sí misma, y ese es el objetivo. La vida siendo consciente de sí misma.

Los poderes que activa esta unión son inimaginables.

¿Esta unión puede ser externa o interna? Es decir ¿siempre son necesarios un hombre y una mujer?

Para generar vida se requieren de los dos principios, para despertar la Kundalini también.

¿Y qué hay de los monjes, monjas y célibes que han experimentado esta unión?
 

Tomaron la energía, dándose cuenta o no, de algo o alguien más. Podemos tomar energía de cualquier ser vivo, y de ese modo equilibrarnos para el despertar.
Gaia posee ambos principios, también puedes conectarte con la noosfera para equilibrarte. Pero tienes que tener un domino mucho mayor de tus cuerpos. En ese caso no se requiere de otra persona. Muchos lo han hecho en otras vidas. Muchas, muchas veces. Y en esta vida, muchos experimentan la unión a través del vínculo con un hombre o con una mujer. Eso han elegido para continuar con su aprendizaje.

El intercambio no se da sólo en la esfera de lo sexual, está habilitado en toda interrelación entre dos o más personas, en cualquier circunstancia. El contacto físico y el arte son facilitadores porque bajan las corazas de la personalidad, del ego. También el alcohol y las drogas, pero aunque estas sustancias inhiben la represión de la personalidad hacen que perdamos nuestro centro y el control de nuestras acciones, por lo que, aunque las defensas bajan, la unión energética no se consuma.
 
La unión de los opuestos es un arte. El verdadero arte es la unión de los opuestos. Está en todo y en todos. Es el fin y la causa, el alfa y el omega, el origen de centro y periferia. El tiempo aclarará estos conocimientos, que hoy son ocultos para la gran mayoría. Y el mundo tendrá nuevas leyes. La vida no será un misterio para quien busque respuesta, y la unión será real para todos.

El corazón es el espacio de alquimia. Los motores al sur y las mirillas al norte. Acción y perspectiva, unificadas. Corazón. Con tus manos puedes equilibrar las energías en los cuerpos. Empieza por el tuyo. Lo que es del sur, al sur, lo que es del norte, al norte. Y en el centro, el movimiento magnético entre los polos, la nave, la llave.
Cor
azón–Acordar – Recordar. Despertar.

El corazón es el centro, como el corazón de una fruta, o de una ciudad. Kokoro.

Volveremos sobre esto. 


Canalización 2014
Lucía Ángeles Ferreccio