Alma de Bodhisatva


Entrevista al Monje Zen Mumon San (Tosho-Ji)

P. Muchas veces nos preguntamos para que estamos en el mundo para que vivimos en realidad o cual es nuestro propósito final en esta vida. ¿Qué nos dice el budismo acerca de esto?


R. Buddha nos dice: tu vida es el resultado de tu karma pasado, es la suma de todas las
experiencias y la consecuencia de las acciones. Pero en términos prácticos podríamos decir que no importa demasiado lo que creamos acerca de la razón de estar aquí. Podemos pensar que hacemos lo que hacemos por una razón determinada pero lo cierto es que cuando sacamos el velo del yo, podemos ver que el propósito de nuestra existencia independientemente de lo que creamos, es y será siempre el servicio a todos los seres. Todo lo que hacemos es en última instancia, servicio. Puede que no nos demos cuenta de ello pero así es en verdad. Podemos creer que hacemos algo por nuestra ambición personal pero al final, todo se traducirá en servicio a todos los seres. Este es el punto más importante del budismo mahayana. Somos bodhisatvas ayudando a todos a cruzar a la otra orilla del océano del mundo. Esta vida esta repleta de sufrimientos y nadie está exento de ellos. La vejez, la enfermedad y la muerte nos suceden a todos. Nuestras razones no importan demasiado en términos cósmicos, al final somos seres vivientes ayudando a seres vivientes. Por eso es muy importante el trabajo desinteresado. Trabajar por los demás sin espíritu de provecho, sin esperar recompensas ni aquí ni en el mas allá. Esta es la propuesta de budismo en materia de acción.

P. Como seria en la práctica el espíritu de no-provecho del que hablas?

R. en realidad es una práctica sencilla, se trata de actuar e inmediatamente abandonar todo pensamiento o intención más allá del acto mismo. Vaciarse por completo de yo, pensar: yo hice esto, soy importante,  merezco un reconocimiento, solo hace que permanezcas atado a la rueda de sufrimiento. No tener apegos implica Trabajar sin espíritu de beneficio propio, sin egoísmo. Dedicar los meritos obtenidos para la salvación de todos los seres. En budismo no se buscan la prosperidad y la felicidad como objetivo de vida ni se reza para la prosperidad económica o el éxito mundano, se trabaja para la liberación de todos los seres sin excepción y se reza para despertar en todos los seres el deseo de iluminación universal o sea, el deseo de ser budha y liberar al mundo del sufrimiento. Si tienes deseos de ser feliz entonces trabaja para la felicidad de otros, todo aquello que desees para vos olvídalo y realízalo para todos y de esta forma te libraras para siempre del yo y el sufrimiento que deriva de él. Nadie que busco la felicidad para sí la alcanzo realmente, la felicidad nunca te hara feliz. Es importante entender este punto y abandonar esa infructuosa búsqueda porque la felicidad no existe o es solo un estado emocional transitorio, es como perseguir el arco iris con la esperanza de usarlo como tela para un vestido, es una tontería, un sueño nada mas. Cuanto más nos empeñamos en ser felices mas infelices somos y todo esto es causado por la ilusión del yo y sus deseos.



P. ¿Por qué nos pasa esto?

R. esto sucede porque nuestro yo desea el mundo para sí mismo, placer ilimitado e irrestricto. Jamás incluye o considera a los demás seres en la felicidad que espera para sí. Queres ser amado, ama y olvídalo, quieres ser cuidado, cuida y olvídalo, quieres ser reconocido, reconoce y olvídalo, solo así serás verdaderamente libre de las garras del apego y el egoísmo. Ninguna práctica es más  sanadora y liberadora que el trabajo desinteresado. Un enfermero o un medico por ejemplo, puede pensar que está haciendo su trabajo para ganar dinero y ser rico, pero en términos cósmicos no está haciendo nada de eso, para la luna que nos mira desde lo alto, esta aliviando el dolor de otros, ese es su karma real, los motivos son relativos y no importan demasiado porque no hay juez que nos premie o castigue por nuestros actos. Las intensiones no cuentan solo los actos en sí mismos tienen un significado cósmico. Que jamás te importen los deseos, pasiones y pecados de la humanidad, sus culpas o meritos, olvida todos los juicios de valor, las categorías y niveles, que solo te importe lo que son en realidad, seres eternos destinados al nirvana, seres llamados a ser budhas. Esta es la práctica del bodhisatva. Cuando practicas zazen por largo tiempo estas cosas empiezan a aparecer en tu mente sin causa aparente, solo surgen espontáneamente; es algo natural y por eso son autenticas.

P: solamente haciendo zazen se logra esto o hay otro modo?

R: no me cabe ninguna duda de que hay otros modos de llegar, de hecho estas verdades son conocidas en otros senderos de autoconocimiento, pero zazen es el único que puedo certificar como valido.